miércoles, 28 de enero de 2015

Discurso_fotográfico



Paseando por el mercado me crucé con hombres y mujeres sin rostro, personas que parecían parte del decorado que alguien había preparado para que mi visita por la ciudad fuera más exótica. Entonces, de repente, sin ningún motivo aparente, la mirada de un hombre se me clavó muy dentro. No era un hombre muy diferente a los demás, llevaba ropa muy similar, tenía una barba muy común entre los hombres de la ciudad pero su mirada tenía algo especial. ¿Por qué me perturbó tanto? ¿Porqué de repente sólo podía verle a él entre toda la multitud? Sólo unos segundos después ocurrió algo inesperado que contestó a todas las preguntas. El hombre se acercó a mí con mucha confianza, me sonrió y comenzó a susurrar una canción. El ritmo se me hizo muy familiar inmediatamente y enseguida me di cuenta de qué estaba cantando. Era una canción que mi abuelo me cantaba de pequeña pero ¿era posible? ¿podría ser él realmente?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada